Seguro que tenéis alguna celebración a la vista donde estos pendientes DIY podrían dar ese toque mágico a vuestro outfit. 

Si hay un color de metal que favorece a todo el mundo es el bronce, por eso hoy os enseño como hacer unos pendientes de bronce desde cero sin usar este preciado metal.

Es un DIY muy fácil y aplicable a un motón de accesorios!

Necesitamos: 
bases pendientes
tijeras
pegamento instantáneo 
rotulador permanente

Dibujamos un círculo de Ø12 cm y otro concéntrico interior de Ø4 cm, los dividimos a la mitad

Los recortamos

Los introducimos en el horno, previamente recalentado, con un papel para evitar que se pegue. Este plástico se deforma con el calor, reduciendo su tamaño 7 veces y aumentando su grosor 7 veces, 

Pegamos la base del pendiente en el extremo del canto

Pintamos la superficie, al no ser un material poroso, necesitamos darle 2 capas.
Con la ayuda de un palillo hacemos puntitos



Y listo, ya tenemos nuestros pendientes de cobre, perfectos tanto para ocasiones formales como informales.






©


Related Post